Noticias, tips y recomendaciones

INTOLERANCIA A LA LACTOSA AFECTA A MÁS DE 70% DE LA POBLACIÓN MUNDIAL EN EDAD MADURA.

Beber leche en la edad adulta puede parecer una práctica común, pero en la mayor parte del mundo, no lo es. La razón es que la mayoría de los adultos dejan de producir la enzima lactasa que descompone la lactosa, el principal azúcar de la leche.

La leche es muy beneficiosa, y es una fuente de vitamina D y calcio, pero la alergia a la leche o la intolerancia a la lactosa pueden originar algunas consecuencias graves de salud, pero hay maneras de superar este problema común.

La intolerancia a la lactosa, muy común

De acuerdo con un estudio de 2009 del University College de Londres, la capacidad de los adultos para descomponer la lactosa sigue la historia de la producción lechera en Europa.

La domesticación de las vacas que dio lugar al cultivo de la leche se produjo hace unos 7.500 años. A través de la selección natural, la persistencia de la lactasa se hizo común entre los europeos.

La persistencia de la lactasa es la capacidad de producir la enzima lactasa durante toda la vida. La mayoría de las personas dejan de producir lactasa después de ser destetados de la leche de su madre. Debido a esto, la mayoría de los adultos de todo el mundo son intolerantes a la lactosa.

Esto significa que es la capacidad de descomponer la lactosa la que es anormal, frente a la incapacidad de descomponerla.

Haciendo frente a la intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa puede provocar dolor de estómago, gases, calambres, diarrea o vómitos. Los síntomas no son potencialmente mortales, pero pueden llegar a ser muy problemáticos, lo que dará lugar a que la gente evite los productos lácteos.

Al evitar los productos lácteos se pierde una valiosa fuente de riboflavina, fósforo, calcio y vitaminas A y D. La deficiencia de calcio puede conducir a un mayor riesgo de fracturas óseas y osteoporosis en las personas mayores.

La Vitamina D ayuda en la absorción del calcio. Ha habido muchos estudios que vinculan la deficiencia de vitamina D con varias enfermedades.

Estudios recientes han demostrado que la vitamina D posiblemente retrasa el cáncer de próstata, mejora los síntomas de la fiebre del heno y reduce los cólicos menstruales.Los bajos niveles de vitamina D también se asocian con la depresión. La deficiencia de vitamina D en los niños causa raquitismo.

Lo más fácil para evitar la intolerancia a la lactosa es tomar cualquiera de los muchos medicamentos a la venta sin receta que contienen lactasa. Esto puede aliviar los síntomas al tiempo que se consume productos lácteos.

Otras maneras de reducir al mínimo los síntomas de intolerancia a la lactosa incluyen tomar leche baja en grasa o sin grasa, o combinar el consumo de leche con otros alimentos. Los quesos madurados de pasta dura, como el Queso Parmesano y el Queso Cotija, quesos madurados de pasta semidura como el Queso Cheddar, Queso Manchego, Queso Gouda, Queso Edam entre otros, contienen niveles muy bajos de lactosa por lo que pueden ser consumidos sin que provoquen en el organismo los síntomas generados por la intolerancia.

Actualmente existen varias ofertas en el mercado de lácteos deslactosados así como también diferentes medicamentos que harán que el consumo de lácteos siga siendo cotidiano y placentero.

Diferencia entre alergia e intolerancia

La alergia a la leche es una respuesta a una proteína, no a la lactosa, que es un azúcar. La proteína en cuestión es la caseína y el cuerpo reacciona de la misma manera que lo haría con otros alérgenos como los ácaros del polvo, el polen de la hierba o el polen de los árboles.

La alergia a la leche puede provocar urticaria, dolor de estómago, vómitos, picazón en los ojos, respiración sibilante y anafilaxia. Aproximadamente 2% a 5% de todos los niños tienen alergia a la leche. Afortunadamente, la mayoría lo superan a la edad de tres años. Sin embargo, algunos niños pueden tener una reacción alérgica a la leche durante toda la vida.

La intolerancia a la lactosa no es lo mismo que la alergia a la leche

Para los niños con alergia a la leche, hay maneras de tratar la alergia y reducir los síntomas.

Un enfoque es a través de la inmunoterapia, que expone la víctima de la alergia a una pequeña dosis del alérgeno, aumentando gradualmente la dosis con el tiempo. Esto hace que el sistema inmune altere su respuesta al alérgeno y reduzca los síntomas.

Para la mayoría de los europeos y americanos, la intolerancia a la lactosa es más una molestia que una enfermedad incapacitante.

Si bien muchas personas tienen reacciones severas a los productos lácteos, en cualquier farmacia están disponibles los medicamentos para eliminar los síntomas.

Compartir noticia